La playlist de Tito Lesende: clásico entre los clásicos

La playlist de Tito Lesende: clásico entre los clásicos
12 agosto, 2017 gestion

Tito Lesende, coruñés del Castrillón, ha desarrollado el oficio de periodista musical en Rolling Stone, Grazia, Revista 40, Cinemanía, La Voz de Galicia o Diario 16, entre otras publicaciones. En la actualidad escribe para Cuadernos Efe Eme, Vanity Fair o Icon-El País, principalmente. También ha tenido diversos programas musicales y colaboraciones en Radio Galega o Cadena 100-COPE. Ha publicado tres libros de temática musical; el último de ellos es Revolver: el disco de los Beatles que revolucionó el rock (Efe Eme, 2016). Tito Lesende estará poniendo canciones en el bar Belmont el sábado 12, tras el cierre de The Jesus & Mary Chain en la playa de Riazor. Precisamente por eso, para compensar el ruidismo blanco, su repertorio propone música negra para todos los públicos

 

Stevie Wonder – ‘Superstition’

Tal vez hay que estar ciego para tener los oídos de Stevie Wonder. Ciertamente, espero que no. Durante un tiempo tuve que dejar de escuchar sus discos mientras conducía, porque tendía al acelerón. Quiero decir: intensificaba la presión del pie sobre el pedal del coche y también la libido. La conjunción de esas dos circunstancias es letal en la autopista, pero muy agradecida en un bar.

Parliament – ‘Do that stuff’

Desde que Red Hot Chili Peppers dejaron de escuchar esto, hace muchos años ya, se convirtieron en un grupo aburrido. Si el Partido Demócrata hubiese escogido a George Clinton en lugar de Hillary Clinton como candidato a la presidencia de los EE UU, igualmente ganaría Donald Trump, pero el proceso electoral habría sido mucho más funky. Vi un concierto de este hombre con sus proyectos Funkadelic y Parliament y aún siento reacciones nerviosas en algunas partes del cuerpo.

Sharon Jones & The Dap Kings – ‘Stranger to my happiness’

Sharon tardó demasiado en obtener cierto reconocimiento como gran dama del soul contemporáneo. Con todo, coincidió en el tiempo con la icónica Amy Winehouse y nunca sabremos si eso fue bueno o malo para su carrera. Lamentamos las muertes prematuras de las dos, pero seguiremos celebrando su música.

Little Richard  ‘I saw her standing there’

Little Richard no es sólo el antecedente directo de Prince; él es EL ANTECEDENTE. Mi primer recuerdo de una convulsión producida por la música, en la infancia más remota, fue con Tutti frutti. Aquí coge un clásico de los inevitables Beatles y le hace el fundido a negro. ¿Qué más se puede pedir? Por cierto, Little Richard sigue vivo y, si todo va bien, este año cumplirá 85.

Curtis Harding – ‘Keep on shining’

Curtis es un hombre de Atlanta (EE UU) que parece que quedase prendido en algún momento en la década de los setenta del siglo XX. Cantó góspel y también hip-hop, y fue corista de Cee Lo Green. Pero su disco de debut, Soul power (2015), ofrece algunas escenas memorables que lo asocian a lo más puro del género soul. O incluso northern soul, como es el caso de esta pieza.

Osaka Monaurail – ‘Fruit basket’

Música negra vista desde la perspectiva japonesa. Curioso, cuando menos. Osaka Monaurail llevan 25 años haciendo funk y, aunque no tienen la soltura original, la compensan con disciplina y resultan más gozosos cuanto más se acercan a su referente de cabecera: James Brown. Verlos en directo es un souvenir ciertamente divertido.

Eli “Paperboy” Reed – ‘(Doin’ the) Boom boom

Blanco, estadounidense y algo bajito. Eli “Paperboy” Reed tiene 34 años y lleva dando que hablar desde los 20. Su oferta se resume en un revival ortodoxo de los géneros negros cercanos al soul y por eso nunca será un gran nombre, pero siempre será bien recibido si suena en tu equipo de música cuando tengas invitados en casa. Pero a él no lo invites: en persona es algo estirado.

The James Hunter Six – ‘Stranded’

Antes de sus colaboraciones con Van Morrison, James Hunter conocía bien los garitos londinenses (y alguno del resto del Reino Unido), donde aprendió cómo levantar a la gente ofreciendo raciones de soul y R&B clásico. Por eso, más incluso que su falsete, lo que a mí me fascina de este hombre es también el ritmo que tiene en su mano derecha. El resto es oficio. Y una sección de metales notable.

Deluxe – ‘Tendremos que esperar’

En A Coruña, puede dar la impresión de que Xoel López es referente ubicuo. Mi impresión es que la escena musical coruñesa necesitaba un Xoel. Pero el artista antes conocido como Deluxe no surgió porque sí. Se hizo en los bares de la ciudad, de madrugada, bailando también northern soul como ese que se vislumbra en esta pieza, de celebrada melodía y gozosos arreglos de viento.

James Brown  – ‘I got you (I feel good)’

De la difunta Lola Flores dicen que no cantaba bien y no bailaba bien, pero que era imperdible. Con el también difunto Michael Jackson las cosas eran distintas: cantaba, bailaba y lo hacía todo bien; por eso era imperdible. La escuela artística de Jacko fue James Brown, el padrino de toda la negrura. Con eso y el sentido melódico de Stevie Wonder, Michael se convirtió en el rey del pop, un estilo dominado por blancos que en esencia quisieron ser negros. Terminamos con James Brown por todo lo que le debemos. Porque Brown, en sí mismo, es un género completo. Y porque incluso cuando tosía marcaba el compás. Aunque tenía el mismo tipo, aproximadamente, que Lola Flores.

 

Escucha la lista completa de Tito Lesende en Spotify.