Entrevista a Xosé Manuel Pereiro: “Formamos una banda por influjo del punk, que determinaba que cualquiera con algo que decir podía subirse a un escenario”

Entrevista a Xosé Manuel Pereiro: “Formamos una banda por influjo del punk, que determinaba que cualquiera con algo que decir podía subirse a un escenario”
22 junio, 2017 gestion

A comienzos de los 80 supieron que algo estaba pasando en la música de este país y quisieron ser parte de ello. Los coruñeses Radio Océano encendieron la chispa de la escena gallega junto a formaciones como Siniestro Total u Os Resentidos. Tras años de actividad, editaron un codiciado LP en 1986, Nin falta que fai, para separarse un año más tarde sin vocación de hacer de ello una profesión. Dejaron para el recuerdo una actuación en la primera edición del Festival Noroeste (1986) y numeroso material inédito que pronto verá la luz en un disco doble de la mano de Subterfuge. Pero Xosé Manuel Pereiro, cantante de la banda y periodista en la actualidad, alerta de que no se trata de ninguna vuelta a los escenarios -“Ya tocamos hace cinco años”-, solamente de saldar una cuenta pendiente con el pasado de la banda y seguir disfrutando de lo que más les gusta, las horas de ensayo.

¿Cómo explicaríais lo que pasaba musicalmente en Galicia en 1981 a uno de los numerosos jóvenes seguidores que tiene el Festival Noroeste?
Aquella escena era muy efervescente, aunque creo que ahora hay más calidad y diversidad. La ventaja que había antes es que todo era nuevo y todo era fresco. Nosotros tocamos en el primer Noroeste Pop Rock, en 1986, que era un concurso  al que nos presentamos con ocho horas de ensayo y un batería encapuchado porque decía que no quería subirse al escenario con gente tan “impresentable” que no sabían tocar.

¿Qué recuerdos tenéis de aquel concierto?
Nos preseleccionaron con una maqueta que grabamos con un radiocasette cubierto por una manta, para paliar la distorsión, y tocamos ante miles de personas. Las crónicas del evento dijeron que durante los parones para afinar, el cantante aprovechaba para insultar al público. Era cierto, pero eran los nervios de estar delante de cinco mil personas sin haber cantado nunca, excepto en las tascas, y sin ensayar. Pero estuvo bien, por eso seguimos. Creo que solo tocamos en otro Noroeste más, en el que se fue retrasando todo tanto que cuando salimos al escenario del pabellón ya eran las 5 de la mañana y amanecía. De esto hay un fragmento grabado en video.

Vuestro único LP es una pieza de coleccionista…
Como decía Iggy Pop: “Ser un grupo de culto solo te sirve para que no se ponga al teléfono el responsable de tu discográfica pero te llame cualquier colgado a las cinco de la mañana”. Nin falta que fai es una pieza de coleccionista porque como no se promocionó, el que lo quiso comprar no se enteró… Hay gente que asegura que incluso tenía mejor sonido el cassette que el vinilo.

En cualquier caso, tenéis un single nuevo, editado el año pasado, y Subterfuge va a publicar un disco doble con maquetas de la banda. ¿Era una deuda que teníais pendiente?
Sí, editamos un single con tres temas, que también es una pieza de coleccionista, pero se editaron muy pocos (risas). El proyecto del disco doble contendrá material inédito con maquetas y verá la luz el año que viene, si en Subterfuge no se echan para atrás. La idea es que un vinilo sea de grabaciones y el otro de directos, quizá con algo en algún formato más.

¿Cuál vuestra reacción al saber que tocaríais en esta edición del Noroeste?
La verdad es que nosotros tocamos en el Noroeste por la insistencia de la organización, que ya nos lo propuso la edición pasada. Este año, después de haber dado un concierto público, ya no teníamos excusa, pero pusimos la condición de no hacerlo en un escenario grande. No queremos tener ninguna presión ni responsabilidad. Esto no es una vuelta, de hecho ya tocamos, sin avisar,  hace cinco años. En realidad, a nosotros lo que nos gusta es ensayar, no andar de músicos profesionales. Ni siquiera en su momento lo intentamos, cuando era la única opción que tenían las bandas. Yo dejé la música -bueno, lo que yo hacía-  porque había que aguantar más idiotas que en el periodismo, que ya es decir. Otra cosa es que haya cantado a invitación de Diplomáticos, Manu Chao, Ultraqüans… Además, ahora tenemos cosas que hacer, antes vivíamos de noche (risas).

¿Cuáles fueron entonces los motivos que os llevaron a formar la banda? ¿Sin qué factores culturales, políticos y musicales no hubiera existido Radio Océano?
Nacimos bajo dos influjos. La eclosión musical de comienzos de los 80, en la que había una enorme receptividad del público y medios a las nuevas tendencias de la música (nuevas aquí, claro). La movida de marras, vamos. Participábamos de esa ansia creativa, no solo musical, y acometimos otros proyectos, como la revista La Naval. Si nos animamos a formar una banda fue por otro influjo, el del punk, que determinaba que cualquiera con algo que decir podía subir a un escenario.

En esa eclosión musical y cultural, ¿cómo era la relación entre las escenas de las ciudades en Galicia? ¿Y con el resto de España?
Creo que era más fluída, entre otras cosas porque a la gente de los grupos nos unían muchas más cosas que lo que nos pudiera separar, que no era mucho, o nada que recuerde. Había curiosidad mutua y afinidad. Entonces nacieron amistades con la gente de Vigo que todavía perdura. Pero en aquella época algunos ganapanes ya empezaron las políticas de promoción del localismo como método de disfrazar sus intereses. Aquello que discutían Samuel Johnson y Ambrose Bierce: el primero decía que el último recurso de un canalla en envolverse en su bandera, y el segundo argumentaba que no era el último, sino el primer recurso.

Háblanos de la portada inquietante e inocente al mismo tiempo de vuestro LP…
Elegimos a un colega de siempre, Antón Patiño, para que la hiciese, y él interpretó el espíritu del grupo, épico y atlántico, con ese dibujo de un barco que atraviesa una cabeza. Si que era una portada rara para una banda y más de punk. Lo normal era aparecer con pinta de malotes y postura desafiante.

¿Qué dificultó la pervivencia del grupo?
Un grupo es un matrimonio de cuatro, pero sin la compensación de que haya sexo -al menos en Radio Océano-, y al final te acabas cansando. Hoy en día cuando nos vemos nos reímos mucho, pero si entras en el ámbito profesional has asumir que toda la farándula de alrededor de la música también es tu trabajo, y eso no nos convence. Como otros grupos, que hoy siguen tocando juntos pero no se pueden ni ver. Si no estás a gusto con quien tocas, para eso es mejor dejarlo. En su momento pudimos haber grabado más discos y epés pero no quisimos someternos a ese vasallaje de las firmas de discos en grandes almacenes, etc. Y no me parece honrado crear unas expectativas que luego no vas a cumplir.

Fuisteis elegidos para ir a Eurovisión, pero decidisteis declinar la invitación. No deben de existir muchos casos similares, Serrat en el 68 también rechazó ir, aunque por otros motivos.
Bueno, nos lo propusieron porque fuimos el primer grupo que editó con el sello Nacional 3 que promovía Radio 3 y RTVE. Éramos el grupo de la casa, por así decirlo. Pero Serrat rechazó ir, cuando ya estaba anunciado, porque no le dejaban interpretar una canción en catalán. Nosotros dijimos que no porque, honradamente, no nos veíamos como representantes de la música española, y tampoco nos interesaba ese camino. Eso sí, quedamos muy agradecidos. Acabo yendo Cadillac, con Valentino.