¿CUÁNDO?
  • Miércoles 8 de agosto
  • 20.30 horas
  • Teatro Rosalía Castro
COMPRA DE ENTRADAS
SOCIAL

    

BIOGRAFÍA

Hace ya más de una década que el productor británico de música electrónica y DJ  James Holden debutó con The Idiots Are Winning (2006), y provocó que medios como The Guardian se atrevieran a afirmar que era “el más deslumbrante debut en la electrónica desde Music Has The Right To Children, de Boards Of Canada”. En su segundo álbum, The Inheritors (2013), siguió evocando a los citados Boards Of Canada, con su rigurosidad rítmica, pero también a la psicodelia de  Cluster y Popul Vuh. A finales de 2017 vio la luz su tercer trabajo con el título de The Animal Spirits , nombre de su banda de acompañamiento actual, con la que lo registró en Londres. En él Holden ha experimentado una transformación bastante radical, buscando, en palabras del propio artista, algo cercano al “jazz espiritual interpretando música de trance folk”. Sus sintetizadores no han perdido ni un ápice de su vigor melódico, pero ha añadido la vibración orgánica de vientos y percusión grabados en directo dando lugar a “su obra más ambiciosa, pero también la más accesible”.

CANDO?
  • Mércores 8 de agosto
  • 20.30 horas
  • Teatro Rosalía Castro
COMPRA DE ENTRADAS
SOCIAL

    

BIOGRAFÍA

Fai xa máis dunha década que o produtor británico de música electrónica e DJ James Holden debutou con The Idiots Are Winning (2006), e provocou que medios como The Guardian se atreveran a afirmar que era “o máis cegador debut na electrónica desde Music Has The Right To Children, de Boards Of Canada”. No seu segundo álbum, The Inheritors (2013), seguiu evocando aos citados Boards Of Canada, coa súa rigorosidade rítmica, pero tamén á psicodelia de Clúster e Popul Vuh. A finais de 2017 viu a luz o seu terceiro traballo co título de The Animal Spirits, nome da súa banda de acompañamento actual, coa que o rexistrou en Londres. Nel Holden experimentou unha transformación bastante radical, buscando, en palabras do propio artista, algo próximo ao “jazz espiritual interpretando música de transo folk”. Os seus sintetizadores non perderon nadiña de nada do seu vigor melódico, pero engadiu a vibración orgánica de ventos e percusión gravados en directo dando lugar a “a súa obra máis ambiciosa, pero tamén a máis accesible”.