El conocimiento y devoción de los integrantes de The Limboos por los maestros del género se plasma en cada una de sus canciones, en las que aúnan con maestría ritmo y elegancia a raudales. Y su contagioso e impecable ritmo se explica por varias razones, un gran talento, mucho trabajo, y la inspiración de los más grandes, como demuestra esta playlist que han preparado para el Noroeste mientras ensayan para su actuación el martes 7 de agosto a las 23.15 h en la Plaza de San Nicolás.

I Say I love you – Johnny Guitar Watson
He aquí la magia hecha canción. Hablamos de un R&B con los mismos tres acordes que otro millón de canciones sonando como casi nunca. No le hace falta más. Johnny Guitar Watson nos muestra el camino de lo que debe ser una canción redonda.

Renegade – The Zodiacs
No somos unos locos del ska, aunque sí admiramos a los pioneros del género y algunas joyas que mezclan el Ska primitivo con el R&B como puede ser Renegade. Pocas veces un Ska sonó más negro y ‘doowapero’. Ojo con ésta, que engancha.

Arroz con coco – Lucho Bermúdez y su Orquesta Sabanera
Llegamos de casualidad a esta canción hace un tiempo. Fue como si la cumbia se estrellara de frente contra nuestra furgoneta. Menudos arreglazos, menuda gozadera… Favorita desde entonces. Niños y niñas, a la Cumbia digan siempre ¡Sí!

I wanna holler – Gary U.S. Bonds
I WannaHoller es una de esas canciones que nos enamora el alma. Esa batería selvática marcando el ritmo a una tonada que solo pide escucharse a mucho volumen. Se hace difícil añadir mucha más palabrería. Solo escuchen y gocen.

Not going to cry – The “5” Royales
Los 5 Royales son la piedra angular sobre la que se cimentaron muchas leyendas de los años cincuenta y primeros sesenta. Es difícil escoger una sola de sus canciones. No existe otra banda que conjugue tanto talento en los años cincuenta. Es necesario reivindicarles, porque increíblemente siguen siendo muy desconocidos para la mayoría.

I only have eyes for you – The Flamingos
Estamos ante una de las grandes baladas de la historia. Puede que sea la cima del DooWop, esa corriente musical que brindó muchos bailes en los primeros sesenta. No es solo la melodía y la armonía y ese coro que llegó hasta los Fugees… Pocas canciones son capaces de crear una atmosfera tan envolvente.

Caravan – Natking Cole
Existen un millón de versiones de Caravan, muchas brillantes, aunque para nosotros la versión de Nat King Cole está a otro nivel. ¿Se puede desprender más clase en tres minutos? Además de la una de las grandes voces de la historia acompañada por su trio, está el señor Jack Costanzo al Bongo para darle ese toque tropical que tanto nos gusta.

Comin’ home baby – Mel Tormé
El nombre de MelTormé no suele asociarse con el R&B, aunque a primeros de los sesenta tuvo tiempo de sacar al menos un par de hits: RightNow y Comin’ Home Baby. Puede parecer repetitiva, lineal… mentira. Todo ese minimalismo es sinónimo de talento en este caso.

Ran Kan Kan – Tito Puente & His Orquestra
Qué equivocada está la gente que dice no a ‘la música latina’. Entiendo que es un calificativo que puede dar lugar a equívocos. Para todos aquellos que quieran gozar de lo bueno Tito Puente puede ser un buen comienzo. Su primera versión de Ran Kan Kan (Con voz) suena a pura vorágine guatequera. Muy adictiva.

Baia – Mickey Baker
No podíamos completar la lista sin el gran Mickey Baker. Este nombre, desconocido para muchos, fue el gran guitarrista de sesión de los sellos King oAtlantic, entre otros. Su estilo agresivo y afilado, pero siempre medido, puede oírse en no pocos clásicos del R&B. Aquí su versión de Baia, donde uno puede hacerse a la idea de cómo se las gastaba.